David Cano González

SLOVENSKE ELEKTRÁRNE A.S.

Entrevista: Raquel Ochoa | Fotografía: David Cano

David Cano González trabaja actualmente en el proyecto de construcción de la central nuclear de Mochovce (Eslovaquia), donde lleva desde noviembre de 2015. Empezó como responsable del grupo de Ingeniería de Proyecto y actualmente desempeña funciones de Gestión de Proyecto (Project Management) de los principales contratos de la isla nuclear de las dos unidades VVER-440 que se están construyendo. Es ingeniero industrial en la especialidad de Técnicas Energéticas desde 1995 (ETSIIM-Madrid) y acumula casi 20 años de experiencia en el negocio nuclear. Además, ha trabajado como gerente de Ingeniería en uno de los principales contratos de Enresa para el Almacenamiento Temporal Centralizado (ATC) (España, 2014-2015); ha sido responsable de Ingeniería y gerente de Proyecto en la joint venture entre Iberdrola Ingeniería y Belgoprocess para el suministro de la planta de fusión por plasma para la central nuclear de Kozloduy (Bulgaria, 2009-2015); y subgerente de Ingeniería en el proyecto de Reemplazo de los Generadores de Vapor (SGRP) de la central nuclear Angra 1 (Brasil, 2007-2009).

Vista aérea del a central nuclear de Mochovce. Eslovaquia.

¿Cuántos años llevas en tu actual responsabilidad en SEAS (Mochovce 3&4)?
Actualmente trabajo para Slovenske Elektrárne a.s. (www.seas.sk) como Senior Project Manager de los contratos principales de la Isla Nuclear de las Unidades 3 y 4 de la central nuclear de Mochovce en Eslovaquia. El valor de los tres contratos que manejo actualmente ronda los 1200 milones de euros. Llegué aquí en noviembre de 2015 como Project Engineering Manager, y después de un paréntesis de un año trabajando en Holanda, he vuelto al Proyecto pero al Área de Project Management, donde actualmente desarrollo mi actividad.

Iglesia de Mochovce.

¿Cuáles son las principales actividades de tu cargo actual?
Las actividades típicas de gestión. Esencialmente dispongo de un grupo multidisciplinar de personas asociadas total o parcialmente a mis proyectos con las cuales comparto los quebraderos de cabeza de un proyecto en construcción (desviaciones de diseño, reclamaciones, retrasos, hitos de Licencia, etc.). De manera sucinta, mi función es la de coordinar las actividades de gestión de proyecto desde el punto de vista contractual. Dispongo de un Deputy Project Manager para cada uno de los tres contratos de los que soy responsable, en ellos recae el aspecto técnico y de QA principalmente de la gestión, mientras que sobre mí la coordinación de planning, costes y administración de los contratos.

¿Cómo influyó el traslado en tu vida familiar/personal?
De una manera muy neutra o positiva diría. Para mí el traslado no supuso un esfuerzo personal fuerte. Estoy divorciado desde 2011 y de alguna manera ya estaba acostumbrado a hacer las cosas con mucha independencia antes de aterrizar aquí en 2015. Las más afectadas podrían ser mis hijas por este traslado (ahora tienen casi 19 y 17 años), pero trato de compensarlas estando con ellas todo lo que es razonable, y si les preguntas te dirán que soy “un pesado” (porque las llamo todos los días dos veces) además, y es de justicia decirlo, mi exmujer me apoya y me ha apoyado en todo momento para minimizar cualquier impacto en ellas.

¿Mantienes contacto con otros españoles en Eslovaquia?
Claro, existe un pequeño grupo de españoles en el Proyecto, expatriados aquí como yo, que hacemos de esta vivencia algo positivo cada día. Actualmente quedamos ocho españoles y no dejamos pasar un fin de semana sin reunirnos, los que no estemos viajando. Hay una comunidad mediana de españoles en Bratislava y algunos Erasmus en Nitra, la ciudad donde residimos, pero no tenemos oportunidad de reunirnos de forma habitual.

¿Cuáles son los aspectos más significativos de tu trabajo en SEAS (Mochovce 3&4)?
Desde el primer día para mí es la convivencia de 4000 personas con el objetivo común de acabar un proyecto constructivo. Es algo que hay que vivir para entender lo que significa. Súmale que el 15 %-20 % no son eslovacos y que muchos de ellos tienen dificultades para comunicarse en inglés y te sale un puzle muy colorido. Otro aspecto que resaltaría es la complejidad en todos los aspectos. En este proyecto, como en todo megaproyecto todas las actividades y decisiones tienen una repercusión que no eres capaz de percibir a primera vista. Por último, y no por ser menor, la alta rotación en posiciones claves del proyecto y su larga duración (ya vamos por los 10 años) hace que se pierda mucha historia de por qué se tomaron ciertas decisiones y se invierta mucho tiempo en recopilar información y tomar decisiones.

¿Qué detalles echas en falta de España?
La luz y el pescado. Las dos cosas escasean en estas latitudes.

¿Invitas a los jóvenes a que amplíen su horizonte profesional fuera de nuestras fronteras?
A los jóvenes y a los no jóvenes. Es enriquecedor siempre, bien personal o bien profesionalmente, o las dos cosas a la vez. Incluso para aquellos que se puedan sentir “forzados” a salir fuera. Si las cosas no salieran bien, la experiencia en el extranjero es algo que se cotiza y tiene valor per sé. Si encima tienes la suerte de trabajar en algo que vocacionalmente te apasiona, pues miel sobre hojuelas.

EN LA MISMA SECCIÓN
Unai Cano