Demoliendo historia. La central nuclear de Zorita

"Hilando #NuclearEspaña"

Curiosos y curiosas, bienvenidos a Hilando #NuclearEspaña

En esta sección del portal web, nuestro equipo de redacción recupera hilos previamente publicados en Twitter, por el interés de su temática y la calidad de su contenido.

Hoy adaptamos el hilo de @Jóvenes Nucleares que a raíz del comienzo de la demolición del edificio que albergó el primer reactor nuclear instalado en España, desempolvan y viajan en el tiempo. ¿Te apuntas?

 

Para hablar sobre ella, debemos remontarnos a los lejanos años 60, cuando la energía nuclear irrumpe en España de manos de la Unión Eléctrica Madrileña, que comenzó su construcción en 1965.

 

Transporte del generador de vapor a la central ¡fijaos en los burritos de la derecha!

 

El reactor nuclear de Zorita era uno de los primeros reactores con diseño PWR (de agua presurizada) de Westinghouse, que comenzaban a instalarse y cuya siguiente generación culminaría en la tecnología más ampliamente utilizada en el mundo. Todo un hito para la España de 1960.

 

 

Tras 3 años de construcción, la central se inauguraba en diciembre de 1968. ¡OJO! Tan solo 13 años después que la primera central nuclear del mundo. Un triunfo en toda regla para la industria española.

 

Desde su entrada en operación, ha generado más de 36.500 GWh, con un factor de planta del 88%. Poco que envidiar a las centrales actuales, que rondan el 99%.

Siendo prácticos, diremos que ha evitado la emisión de 32 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

 

Al ser de los primeros reactores de su clase, tenía menor potencia eléctrica, 160 MWe, frente a los más de 1000 MWe de una central PWR actual. Las principales diferencias te las contamos a continuación.

De su potencia eléctrica, se deduce su potencia térmica de poco más de 500 MWt (las actuales cuentan con más de 3000). Por ello, solo contaba con un lazo de refrigeración: presionador, generado de vapor y bomba del primario (izquierda) frente a los 3 o 4 lazos actuales (derecha)

 

 

 

Elementos combustibles fabricados por @enusa_sa

 

Su núcleo contaba únicamente con 69 elementos combustibles de 14 x 14 barritas (izquierda), mientras que un PWR de Westinghouse como Almaraz, cuenta con 157 elementos de 17 x 17 barritas (derecha)

Una última nota técnica: sus ciclos de operación eran más cortos también, aproximadamente 10 meses frente a los 12 y 18 meses actuales. Y esta es para los más cafeteros y nostálgicos: podéis consultar el histórico de operación de Zorita aquí: globalenergyobservatory.org/geoid/3753

 

 

Tras su parada en 2006, al no haber renovado la licencia de explotación en 2002, el reactor de Zorita se apaga definitivamente. Quedan atrás 37 años de operación, de tecnólogos pioneros, al pulsar un botón rojo, una (última) vez más.

 

Sala de control (izqda.) y turbinas (dcha.).

 

 

En 2010 se emite la orden ministerial por la que se autoriza la transferencia de la titularidad de la Central Nuclear José Cabrera de Gas Natural a @Enresa , y se otorga a esta última autorización para la ejecución del desmantelamiento de la central.

¿Pero qué significa todo esto?

 

 

Esto significa que @Enresa desmantelará la central, entendiendo por desmantelar según el @CSN_es: «conjunto de acciones y procesos, […] que se encarga de eliminar progresivamente la radiactividad remanente que pueda permanecer en las zonas afectadas por su antigua operación.”

Es decir: que el desmantelamiento debe asegurar que los usos que puedan darse al emplazamiento en el futuro no supongan riesgos radiológicos inaceptables para la población.

 

 

Para desmantelar Zorita, se realizaron varias actividades preparatorias. Entre las destacadas, reconvertir el Edificio de Turbina en un Edificio Auxiliar de Desmantelamiento para acondicionar residuos radiactivos #desmantelamiento

 

Uno de los hitos más importantes del proyecto fue el corte bajo agua de los internos del reactor y de la vasija. Las piezas se acondicionaron después en el Edificio Auxiliar de Desmantelamiento y enviadas al Centro de Almacenamiento de El Cabril, en Córdoba.

 

 

Tras retirar todos los sistemas y componentes, descontaminar y desclasificar superficies, el desmantelamiento, con un avance del 90%, afronta su recta final con las demoliciones de los edificios.

 

 

Al contrario de lo que puede pensarse en un desmantelamiento más del 80% del material que se genera es convencional. En Zorita de 104.000 toneladas que está previsto gestionar, sólo entre un 10 y un 15% serán residuos radiactivos, en su mayoría de muy baja actividad.

 

 

Tras trabajos previos en Vandellós I (Tarragona), y en otros reactores experimentales, la experiencia de @Enresa en #Zorita se ha convertido en un referente internacional que ya han visitado más de 5.600 personas de todo el mundo.

 

 

Tras eliminar el signo más característico de Zorita y fraccionarlo en casi 300 piezas (su cúpula naranja), se le pone fin a una época en la que España logró posicionarse a la vanguardia en tecnológía nuclear.

 

¿Y después qué? Pues después a seguir utilizando el terreno para generar más energía… SOLAR.

La instalación de Naturgy tiene el informe favorable del CSN por una posible afección al Almacén Temporal de residuos radiactivos.

 

 

Queremos agradecer de todo corazón a @Enresa su colaboración y toda la información aportada a @jjnucleares. Ellos son los encargados de devolver los últimos avances tecnológicos, que ponen a prueba en el desmantelamiento de Zorita, al resto del mundo. GRACIAS.

 

  

 

Y para cerrar este pequeño homenaje a esta central y a los grandes profesionales que hicieron todo esto posible, os dejamos con las palabras de Gregorio López Bravo, quien fuera Ministro de Industria y Asuntos Exteriores durante los años 60.

«Si Zorita es hoy económicamente viable, cabe soñar un poco en un mañana en que dispongamos reactores rápidos con tasas de utilización de la energía cien veces superiores, y más aún en un pasado mañana en que contemos con una fuente de energía similar a la de las estrellas».

 

EN LA MISMA SECCIÓN
Aquel brillo extraño