El hombre del hidrocarburo

"Hilando #NuclearEspaña"

Curiosos y curiosas, bienvenidos a Hilando #NuclearEspaña

En esta sección del portal web, nuestro equipo de redacción recupera hilos previamente publicados en Twitter, por el interés de su temática y la calidad de su contenido.

Hoy adaptamos el hilo «El hombre del hidrocarburo» de @Operador Nuclear:

El calentamiento global causado por el hombre está cambiando el clima y es un desafío sin precedentes. Con Mariano Marzo, catedrático de Estratigrafía y profesor de Recursos Energéticos de Geología del Petróleo en la UB, lo analizaré en un HILO.

Asistí a una charla del profesor Marzo y me fascinó la claridad de su análisis de las causas y soluciones del calentamiento global. Basándome en su charla y en una entrevista para la SNE, con su revisión y autorización, interpretaré sus enseñanzas sobre este reto de la humanidad

Mariano Marzo es miembro de la Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona, miembro del Consejo de Administración de Repsol, consejero independiente coordinador, presidente de la Comisión de Sostenibilidad y vocal de la Comisión de Nombramientos.

También es miembro del Patronato del Institut Cerdà, miembro del Consejo Asesor del Club Español de la Energía y ha participado en diversos consejos asesores en materia energética de las administraciones central y autonómica, así como de otras instituciones públicas y privadas.

Mariano Marzo desarrolla una intensa actividad como conferenciante y es analista en temas energéticos y medioambientales en diversos medios de comunicación.

INTRODUCCIÓN

CALENTAMIENTO GLOBAL es la forma correcta de referirnos a lo que se suele llamar CAMBIO CLIMÁTICO. Los humanos hemos vivido cambios climáticos, como las sucesivas glaciaciones y periodos interglaciares. Esta vez nos referimos a un fenómeno claramente diferente.

Lo que sucedió en épocas pasadas tuvo su origen en fenómenos completamente ajenos a la actividad del hombre, fueron de índole geológica y astronómica, mientras que lo que estamos viviendo hoy es un calentamiento global forzado por la propia acción humana.

El hombre, desde el inicio de la revolución agrícola ha generado y emitido a la atmósfera gases de efecto invernadero, pero a partir de la Revolución Industrial, y muy particularmente tras la Segunda Guerra Mundial, estas emisiones han aumentado de forma espectacular.

Hoy sabemos que la emisión de esos gases a la atmósfera produce el mismo efecto que un invernadero: la pantalla de gases que se crea deja que penetren las radiaciones solares pero no las deja salir, con lo que la temperatura va aumentando paulatinamente.

Estamos hablando de un efecto relacionado directa y proporcionalmente con la actividad humana y con la quema de combustibles fósiles. No olvidemos que en base a los hidrocarburos (carbón, petróleo y gas) hemos construido nuestro modelo de desarrollo demográfico y económico.

Por tanto la solución al problema del calentamiento global demandaría, en teoría, de un cambio de paradigma, no solo energético, sino también de nuestro modelo de desarrollo socioeconómico. Es un problema SISTÉMICO.

Desde 1950 hemos utilizado los combustibles fósiles para atender una demanda creciente de energía (el consumo energético mundial se ha multiplicado por cinco) y más del 80 % de la energía primaria que consumimos proviene de los hidrocarburos. Somos EL HOMBRE DEL HIDROCARBURO.

Este incremento de la demanda de energía obedece al crecimiento de la población que se ha multiplicado por más de dos desde 1950, al mismo tiempo, que el Producto Interior Bruto (PIB) mundial lo ha hecho por un factor cercano a siete durante el mismo periodo.

Derivado de este crecimiento demográfico y económico nos hemos encontrado con un problema o externalidad inesperada: las emisiones globales de CO2 a la atmósfera se han multiplicado por cuatro desde 1950 y por más de diez desde 1900.

Como resultado, hemos detectado un aumento de un grado centígrado en la temperatura media del planeta desde 1880, con una clara aceleración en este aumento a partir de la década de los 50 del pasado siglo.

El calentamiento global es el aumento paulatino de la temperatura producido por el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, entre los cuales el dióxido de carbono, procedente en buena parte de la combustión de hidrocarburos, es muy relevante.

Los estudios científicos nos advierten que no deberíamos superar los dos grados si queremos evitar consecuencias catastróficas para la humanidad y al ritmo actual se prevé que esto pueda ocurrir en las próximas décadas.

Recientemente, la comunidad científica habla de la necesidad de fijar ese techo de aumento de la temperatura en un grado y medio, puesto que cada vez está más claro que las consecuencias del calentamiento global serán difíciles de soportar por encima de dicho valor.

CONSCIENCIA DEL PROBLEMA

En la comunidad científica, los datos y estudios hacen que a partir de la década de los setenta se alcen voces de alerta. La concienciación social comienza a partir de la firma del Protocolo de Kyoto en 2005 y la conferencia de Johannesburgo de 2002.

Es a partir de esta última década cuando empezamos a asumir que tenemos un problema y que debemos actuar ante él. Han tenido que pasar 50 años desde las primeras evidencias científicas claras hasta esta concienciación global, es medio siglo perdido.

Hemos tomado consciencia, hemos avanzado pero no estamos, ni de lejos, en condiciones de afirmar que estamos actuando eficazmente ante el problema. Todo lo hecho hasta ahora se basa en acuerdos voluntarios y no estamos en el buen camino.

Estamos a tiempo de actuar y cambiar la trayectoria ascendente del calentamiento, pero la tendencia previsible, definida en los Acuerdos de París, nos lleva a un aumento de la temperatura media del planeta cercano a los tres grados centígrados, el doble del máximo recomendado.

CAUSAS DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

El calentamiento global tiene cuatro causas perfectamente identificadas. La primera es el aumento de la población mundial, con previsiones de alcanzar más de 9000 millones de personas en el año 2040 frente a algo más de 7500 de 2017.

La segunda causa es la demanda de mayor calidad de vida de esa población, que se traduce en un crecimiento económico, medible por el PIB mundial per cápita. Hasta aquí hemos enumerado dos causas importantísimas pero que no tienen nada que ver con el modelo energético.

Debemos contemplar también otras dos causas relacionadas con la energía necesaria para cubrir una demanda futura en aumento, fruto del previsible crecimiento económico y demográfico.

Una de ellas es la intensidad energética, es decir, la cantidad de energía requerida para incrementar en una unidad el PIB, lo que nos da una idea de la eficiencia energética.

Y la segunda es la cantidad de carbono que emite a la atmósfera la energía utilizada, lo que se conoce como intensidad de carbono del mix energético.

MEDIDAS DE MITIGACIÓN

Las medidas que se tomen de ahora en adelante deben ser mucho más contundentes, más drásticas, y ese compromiso voluntario debería cambiar a requisito obligatorio.

La contribución a esas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por parte de la Unión Europea se sitúa alrededor del 12% (España un 0,7%).

Es imprescindible que países como Estados Unidos o China, ambos grandes emisores de GEI, se impliquen a fondo en estos planes de acción reforzados para llegar a tiempo y revertir la actual tendencia de calentamiento global acelerado.

Obviamente no podemos decirle a un país que no crezca o que decrezca demográfica y/o económicamente para poder hacer frente al problema del calentamiento global. Por lo tanto, el énfasis debe ponerse en el modelo de desarrollo energético.

Tenemos que desacoplar las emisiones del crecimiento económico y demográfico siendo más eficientes, descarbonizando el mix energético y desarrollando todas las tecnologías que nos permitan retirar y reutilizar el dióxido de carbono.

NUCLEAR Y RENOVABLES

Debemos abordar urgentemente una nueva transición energética, pero como la captura y reciclaje de CO₂ está todavía en una fase muy incipiente, debemos mejorar la eficiencia y apostar por un mix descarbonizado en el que la nuclear tiene un papel esencial.

En el mix tenemos que contemplar la nuclear que, junto a las renovables, es una fuente de energía baja en emisiones. La combustión de los hidrocarburos emite más CO₂, siendo el gas el que menos y el carbón el que más, con el petróleo en una situación intermedia. Datos: @IPCC_CH

Para avanzar hacia una descarbonización real no deberíamos prescindir de ninguna fuente de generación baja en emisiones, y desarrollar urgentemente nuevas tecnologías de captura, almacenamiento y reutilización reutilización del CO₂ emitido a la atmósfera.

REUTILIZAR EL CO2

La idea básica es aplicar el concepto de economía circular, es decir, conseguir transformar el exceso de CO₂ en un recurso, para lo que resulta fundamental fijar un precio a la tonelada de CO₂ emitida.

Todavía queda camino por recorrer, pero desde el punto de vista de la investigación se está trabajando intensamente para valorizar las emisiones de CO₂ a través de su uso en agricultura, desarrollo de combustibles sintéticos, producción de cemento, etc.

MENTALIDAD PLANETARIA

Un organismo supranacional con poder real debería regular el bien común. La soberanía de los Estados y la energética son delicadas, pero para hacer frente al problema del calentamiento global la ciencia nos lleva a reclamar una mentalidad planetaria.

Por primera vez estamos hablando de afrontar un reto planetario. Nuestra actividad socioeconómica está afectando y transformando el planeta, y si nos replegamos a entornos geográficos de proximidad, donde nos encontramos más cómodos, estamos completamente abocados al FRACASO.

Se requiere de voluntad por parte de los gobiernos para plantear, de verdad, acciones a largo plazo. Solo tenemos un planeta y, o asumimos colectivamente las responsabilidades y limitaciones en pro de un bien común, o será muy difícil responder, realmente, a este desafío.

ACTUACIONES REALISTAS

La transición energética supone mejorar la eficiencia energética, sustituir y finalmente abandonar las fuentes energéticas con altas emisiones por otras más limpias, como las renovables y la nuclear, y la implementación de tecnologías de captura del CO₂.

China ha emprendido un camino decidido hacia las renovables y la nuclear. Pueden decirnos que la nuclear está en desuso o hablar de cierre, pero en realidad, en el mundo, sigue siendo una apuesta clara de futuro.

Un mensaje que debería llegar claramente a los dirigentes: en la lucha ante el cambio climático no estamos en condiciones de desperdiciar ni uno solo de los recursos que tenemos disponibles y la energía nuclear es uno de esos recursos.

No podemos quedarnos en lanzar mensajes simplistas, claramente erróneos, como por ejemplo que podemos ir a un escenario 100% renovable. No existen soluciones fáciles a problemas complejos y el del calentamiento global ciertamente lo es.

CONCLUSIONES

La solución al calentamiento global no pasa por centrarse en la búsqueda de culpables. Para romper la tendencia creciente de la temperatura del planeta hay que trabajar en una solución a nivel mundial y un compromiso real de todos los países.

Deberíamos desarrollar una conciencia de humanidad, una mentalidad planetaria que nos permita avanzar en la solución y afrontar una situación que nos afecta a nivel global. El Homo sapiens se ha convertido en los últimos 150 años en un factor transformador del sistema Tierra.

Debemos abordar seria y rigurosamente la transición energética e implementar la revolución tecnológica que nos permita convertir el residuo que suponen los gases contaminantes en un recurso.

Nuestra inteligencia y capacidad de innovación son las herramientas de las que siempre nos hemos valido para hacer frente a la adversidad y debemos apoyarnos en ellas.

Somos conscientes del problema y tenemos la tecnología, así que es el momento de pasar a la acción, de actuar de forma conjunta y coordinada.

La esperanza existe: nosotros hemos causado el problema y nosotros debemos actuar para solucionarlo. Como ciudadanos, deberíamos exigir una solución y asumir que ésta nos va a suponer sacrificios individuales y reclamar a nuestros gobiernos que asuman su responsabilidad.

En resumen, el calentamiento global antropogénico genera un cambio climático que debemos resolver con las herramientas que tenemos a nuestro alcance, como la eficiencia energética, la descarbonización, la investigación, el desarrollo tecnológico y un acuerdo geopolítico global.

REFERENCIAS
📖 Entrevista realizada por Montse Godall a Mariano Marzo para la revista de la @SNEu235

y presentaciones de sus conferencias.

Agradezco profundamente a Mariano Marzo su amable colaboración en la elaboración de este hilo.

EN LA MISMA SECCIÓN
Torres de refrigeración