«Los profesionales nucleares haremos siempre lo correcto para garantizar la seguridad, mejorar la fiabilidad, respetar el medioambiente y ofrecer todo ello de una manera sostenible y duradera»

RAFAEL MARTÍN, DIRECTOR DE SEGURIDAD NUCLEAR Y PROTECCIÓN RADIOLÓGICA DE ENDESA

Textos: Matilde Pelegrí | Fotografías y video: ANAV y Grupo SENDA

 

ENTREVISTA COMPLETA
Uno de los principales avances en este año de pandemia, en general complicado, es la posibilidad que nos da la tecnología de acercarnos a profesionales de referencia a pesar de las limitaciones del distanciamiento.

Este mes nos recibe Rafael Martín, profesional de dilatada experiencia en el sector nuclear, que ha sido nombrado recientemente director de Seguridad Nuclear y Protección Radiológica de ENDESA.

Una amplia trayectoria profesional acompaña a este profesional, que además es un gran corredor, como lo demostró participando en la Maratón de Barcelona 2019, un reto que retomará en cuanto la situación lo permita. Con él analizamos los aspectos más importantes del sector, entre los que destaca, sin duda, el humano, y hablamos también de presente y, sobre todo, de futuro.

La base del negocio es la seguridad nuclear, el vector sobre el que se debe seguir construyendo el futuro de nuestro sector.

Enhorabuena por su nombramiento como director de Seguridad Nuclear y Protección Radiológica de ENDESA: ¿cómo afronta esta nueva etapa y qué supone a nivel personal y profesional este nuevo reto dentro de la compañía?

En primer lugar, gracias por la enhorabuena y, tal como menciona en la pregunta, lo acepto como un reto, como un gran reto tanto personal como profesional, y con el mayor de los ánimos. Supone un paso más en mi carrera profesional en el sector nuclear que inicié, y me da un poco de vértigo recordarlo, en octubre de 1984, con una entrevista en Paseo de Gracia de Barcelona, donde estaban las oficinas de ENHER, la Empresa Nacional Hidroeléctrica del Ribagorzana, que – lo digo para los más jóvenes que no lo vivieron – fue absorbida por ENDESA en 1999.

Afronto un periodo de cambio personal y, como sabemos, los periodos de cambio tienen siempre unas connotaciones específicas, porque dejas una tarea compleja, pero a la que ya estás habituado y en la que te mueves con soltura y de manera natural, para entrar en una zona con nuevas y diferentes responsabilidades, distinto equipo. En esta ocasión, con el desafío adicional que supone el entorno COVID-19, un desafío en el sentido de gestionar el cambio organizativo debiendo sustituir el contacto presencial por el virtual, lo que añade una complejidad adicional. Afortunadamente, podemos avanzar gracias a las herramientas que la tecnología nos ofrece y que en nuestra organización ya habíamos empezado a desarrollar, siendo este uno de los pilares del proceso de digitalización en las empresas.

¿Cómo ha sido la acogida por parte de su equipo de trabajo y de los colaboradores con los que interactuará a partir de ahora?

Como no podía ser de otra manera, y tratándose de grandes profesionales como lo son, la acogida en Endesa está siendo excepcional. Para mí no eran desconocidos, ya había interactuado con ellos anteriormente, tanto a nivel profesional, como en los momentos que nos ofrecen las diferentes actividades promovidas por la Sociedad Nuclear Española, donde adicionalmente hay un contacto más social o personal.

Los conocía, les voy conociendo un poco más cada día y estoy seguro de que el equipo seguirá funcionando tan bien como lo ha estado haciendo hasta ahora. Por mi parte, intentaré aportar todo lo que pueda al equipo, integrándome, cohesionándolo y trabajando para el desarrollo de nuestra área y de las personas que formamos parte de ella.

Después de una carrera profesional dedicada a la operación de centrales nucleares en ANAV, ¿qué es lo que más destacaría de sus años como profesional del sector, más allá de los logros profesionales alcanzados?

Tengo muchas cosas que destacar, pero probablemente en esta misma entrevista me voy a referir repetidamente a las personas, al aspecto humano. Creo que en este sector que es tan retador desde muchos puntos de vista, el tecnológico, el político, el social, el hecho de sentirse arropado por un equipo de trabajo, codo con codo resolviendo los pequeños y grandes temas, hace que te sientas confortable haciendo tu trabajo. Este es el elemento que no me cansaré de destacar. Quiero aprovechar este momento para agradecer a mi anterior equipo en la Dirección de Central y corporativo de ANAV el gran soporte que siempre he recibido de ellos.

Otro aspecto de nuestro sector, que difícilmente se puede encontrar en otros sectores, excepto en el aeronáutico, es el de compartir la experiencia operativa y sus lecciones aprendidas. Este es un elemento crucial en la mejora del funcionamiento de las centrales, y se basa en ser muy transparentes y compartir la experiencia, tanto la referente a incidencias como las buenas prácticas, de forma que se evite la repetición de eventos y se mejoren los procesos.

Por su trayectoria y experiencia en ANAV, desde el punto de vista de la seguridad, ¿cuál es la mayor fortaleza que presentan las centrales a día de hoy?

Hago referencia nuevamente al equipo humano: sus capacidades, desarrolladas a través de un ambicioso programa de desarrollo y formación; su actitud, trabajada día a día con los mensajes de priorización de la seguridad y mejora continua; su mente abierta y transparencia en compartir experiencias; su actitud cuestionadora tan ampliamente fomentada; su libertad para comunicar debilidades..; aspectos todos relacionados con la seguridad que, en las organizaciones, nos esforzamos tanto en potenciar.

EN LA MISMA SECCIÓN
“ Las centrales han sido capaces de controlar el trabajo que requiere una recarga y todo el personal que interviene, manteniendo un control estricto sobre el COVID, y cumpliendo con los estándares de trabajo”