© Jorge Quiñoa

Radiactividad al límite en el Laboratorio Subterráneo de Canfranc (LSC): enlace entre ciencia e industria tecnológica

ARTÍCULO COMPLETO
El Laboratorio Subterráneo de Canfranc (LSC) es un laboratorio subterráneo a gran profundidad de primer nivel diseñado para la investigación en física de neutrinos, materia oscura y otros fenómenos inusuales en la naturaleza que requieren muy baja radiactividad ambiental para ser observados. La ubicación del LSC a 800 metros bajo tierra está excavada entre el túnel carretero de Somport y el antiguo túnel ferroviario, de unos 8 km en la frontera España-Francia. Actualmente, el LSC es el segundo laboratorio a gran profundidad más grande en Europa, en estrecha colaboración con los laboratorios subterráneos más importantes en el contexto internacional: LNGS (Italia), SNOLab (Canadá) y Kamioka (Japón).  La historia del laboratorio comienza en 1986, con el trabajo pionero en España del equipo de la Universidad de Zaragoza, liderado por Ángel Morales. Hoy, el LSC es una instalación científica y técnica singular (ICTS) multidisciplinar, regulada como consorcio formado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, el Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza, con 1600 m2 de superficie y un volumen de 10000 m3 en el laboratorio subterráneo equipado con un número destacado de instalaciones. La infraestructura principal subterránea, denominada LAB2400, se divide en Hall A, el área experimental de mayor superficie con 600 m2, Hall B y C y área de servicios. El resto de las infraestructuras subterráneas anexas se denominan LAB2500 y LAB780 respectivamente, según su distancia a la boca española del túnel ferroviario. En el LSC, diez colaboraciones internacionales, con más de 450 científicos e ingenieros, llevan a cabo sus investigaciones en la frontera entre la física de partículas y la física de astropartículas, la geodinámica o la biología.

 

EN LA MISMA SECCIÓN
Comité 2 de ICRP: Dosis por exposición a las radiaciones ionizantes