Otras aplicaciones de la energía nuclear: aplicaciones en medicina (Parte 2). Medicina Nuclear y Radioterapia

ARTÍCULO COMPLETO
En esta segunda parte revisaremos la importante contribución de las Radiaciones Ionizantes en otras dos aplicaciones médicas, la Medicina Nuclear y la Radioterapia. Ambas especialidades, al igual que se comentaba en el Radiodiagnóstico, han experimentado un importantísimo avance en sus respectivas aportaciones. La contribución tecnológica, como se verá por la descripción técnica, el avance en la disponibilidad de nuevos Isótopos radiactivos en un caso a dosis bajas o muy bajas,  Medicina Nuclear y la utilización de Radiaciones de diversas naturaleza, tanto electromagnética como corpuscular, a dosis muy elevadas, Radioterapia, han alcanzado un carácter de presencia imprescindible en la Medicina actual.

Ambas especialidades van a ser detalladas tanto en su tecnología como en sus diversas indicaciones, siendo en el caso de la Medicina Nuclear, de aplicación muy diversa, fundamentalmente diagnóstica, pero sin desechar su aportación terapéutica, entre las que destaca  el diagnóstico de patologías tiroideas frecuentes en España y el tratamiento del Cáncer de Tiroides con I-131. Aportaciones novedosas como la utilización de equipos híbridos como la PET-TC en el diagnóstico y estadificación del cáncer o el posible beneficio en cirugías limitadas, caso del Cáncer de mama, mediante la técnica del Ganglio centinela.

La Radioterapia por su parte, beneficiándose de la aportación tecnológica de la Imagen, con   delimitación cada vez más exacta del volumen tumoral y el uso de Radiaciones de energía y penetración mayores, permiten una escalada de dosis que permite hablar de dosis curativas por si sola o en colaboración con otras terapéuticas oncológicas. Nada menos que un 70% de pacientes oncológicos se benefician de esta Tecnología en constante progresión.

EN LA MISMA SECCIÓN
Viaje al interior de Vandellós I