CAU, un modelo de gestión colaborativa de éxito y futuro

ARTÍCULO COMPLETO
El pasado 14 de julio de 2020 tuvo lugar la reunión número 100 de la Comisión de Aprovisionamiento de Uranio (CAU).  Tras esas 100 reuniones hay una historia de más de 20 años de colaboración, consenso, buena gestión y, en definitiva, un modelo de éxito.

En 1998, las empresas eléctricas (Iberdrola S.A., Endesa S.A, Unión Eléctrica Fenosa, S.A. (actualmente Naturgy) e Hidroeléctrica del Cantábrico S.A, (actualmente EdP)) y Enusa Industrias Avanzadas, S.A.S.M.E. (Enusa)  firmaron un acuerdo en el que todas las partes reconocían expresamente las ventajas de llevar a cabo una gestión unificada de los aprovisionamientos de uranio, con independencia del proveedor de la fabricación de combustible.

Se confió entonces a Enusa la responsabilidad de llevar a cabo todas las actividades necesarias para gestionar tales aprovisionamientos conjuntos, siempre de acuerdo a las directrices marcadas por la Comisión de Aprovisionamiento de Uranio (CAU). La CAU es la delegación de las empresas eléctricas, junto con representantes de Enusa, que se encarga de la definición de las políticas de gestión y del control de las actividades que lleva asociadas. De esta forma Enusa pasó a actuar como la central de compras del uranio enriquecido para todas las centrales nucleares españolas.

Firma del Acuerdo de la CAU en 1998.

A lo largo de los años se ha identificado como una de las grandes ventajas de esa gestión unificada el poder de compra que supone cubrir las necesidades de un grupo de 9 reactores (reducido a 7 tras el cierre de C.N. Jose Cabrera y C.N. Santa María de Garoña), colocando al comprador Enusa (en representación de las empresas eléctricas españolas) como el segundo principal en el mercado del uranio enriquecido de Europa en lo que a volumen se refiere, solo detrás de la francesa EdF.

Sin embargo, aporta también otros beneficios de una importancia comparable. El principal es la posibilidad de optimizar la gestión maximizando la diversificación en todos los aspectos posibles. A mayor diversificación más se reduce el riesgo de desabastecimiento y este es uno de los pilares sobre los que se sustenta el modelo de aprovisionamiento conjunto de la CAU: la seguridad del suministro.

Porque, por encima de otras consideraciones, el objetivo principal de la CAU es garantizar la seguridad del suministro, que ningún reactor español sufra en ningún momento un retraso en su funcionamiento como consecuencia de problemas en el acopio de uranio enriquecido, buscando siempre por supuesto el mejor precio posible. Es sobre esta base sobre la que la CAU establece sus estrategias y políticas de gestión de los aprovisionamientos.

Muchos han sido los cambios y los retos a los que ha tenido que enfrentarse la CAU en sus más de dos décadas de vida, afrontados y gestionados eficazmente e incluso, algunas veces, aprovechados como oportunidades. Es en estas circunstancias cuando el modelo de central de compras que representa la CAU ha demostrado su robustez y su capacidad de adaptación, poniendo de manifiesto la excelente gestión llevada a cabo durante años.

Visita de la CAU a la Fábrica de Enusa en Juzbado (Salamanca).

Los tiempos siguen cambiando y es momento de afrontar una nueva era en la que la decisión sobre el cierre escalonado de los reactores está en el horizonte. Serán necesarias nuevas políticas y estrategias no solo para la gestión de los aprovisionamientos y las compras sino también para el consumo de los stocks de seguridad.

La CAU representa así un sistema colaborativo, transparente, eficaz y seguro. Una manera de trabajar beneficiosa y versátil que aporta soluciones para todos sus miembros en un mundo en constante transformación. Los nuevos escenarios requerirán nuevas estrategias y políticas basadas, como hasta ahora, en la colaboración y el consenso.

EN LA MISMA SECCIÓN
Hacia un nuevo Plan General de Residuos Radiactivos