¿Qué pasaría si te bañaras en la piscina de una central nuclear?

Hilando #NuclearEspaña

Curiosos y curiosas, bienvenidos a Hilando #NuclearEspaña

En esta sección del portal web, nuestro equipo de redacción recupera hilos previamente publicados en Twitter, por el interés de su temática y la calidad de su contenido.

Hoy adaptamos el hilo «¿Qué pasaría si te bañaras en la piscina de una central nuclear?» de OPERADOR NUCLEAR (@OperadorNuclear):

Las piscinas de residuos radiactivos generan una combinación de fascinación y miedo. Sigue el HILO, porque el resultado te sorprenderá.

Animación: dribbble.com/NedaIvanova

 

⚠️ Antes de nada una aclaración: bañarse en una piscina de combustible usado NO ES RECOMENDABLE por un principio básico de la protección radiológica, el criterio ALARA: mantener la dosis radiactiva tan baja como sea razonablemente alcanzable.

Después de pasar varios años en el reactor nuclear (4,5 en un PWR), el combustible se debe almacenar en un lugar que permita eliminar su calor residual debido a la desintegración radiactiva, blindar su radiactividad para trabajar con seguridad y evitar una reacción en cadena.

Afortunadamente, la sustancia que permite realizar esas tres funciones es una de las más fáciles de conseguir en la Tierra: el agua. El agua es un buen refrigerante, un excelente blindaje contra las radiaciones ionizantes y un adecuado disolvente para el ácido bórico.

Las piscinas de combustible usado están construidas de hormigón armado con un doble revestimiento de acero inoxidable para prevenir fugas y mantener la calidad del agua.

Las piscinas y sus los sistemas asociados de refrigeración están diseñados para soportar seísmos. En los reactores de agua en ebullición (BWR) la piscina suele estar dentro del edificio de contención, mientras que en los de agua a presión (PWR) suele estar en un edificio anexo.

El agua que contiene la piscina es de alta pureza (desmineralizada), dispone de un método de aporte normal y de hasta cinco formas más de aportar agua en caso de emergencia. De esta forma evitaríamos la ebullición del agua en una pocas horas. 

Las piscinas suelen medir 12 metros de profundidad. Los elementos combustibles miden unos 4 metros de altura, por lo que quedan unos 8 metros de agua de blindaje sobre ellos. El agua en los BWR no contiene boro, mientras que los PWR tienen agua borada.

El sistema de refrigeración está formado por dos circuitos independientes, cada uno con su bomba y su intercambiador de calor. Cada bomba se puede alimentar de uno de los generadores diésel de emergencia para asegurar la refrigeración por pérdida de energía interior y exterior.

Las piscinas tienen un sistema de purificación y limpieza del agua, además de instrumentación: medidores de nivel y temperatura, presión y caudal de las bombas, medidores de radiación para detectar fugas y otro sistema de detección de fugas del revestimiento de acero inoxidable.

¿Qué pasa entonces si te bañas o te caes en la piscina? Seguramente pensarás que de pasar esto correrías un grave riesgo de muerte. Ni mucho menos. Vamos a analizar con calma todos los riesgos que sufrirías y luego obtendremos una conclusión.

El primer riesgo es elemental. Si no sabes nadar, tienes un grave problema. Descartando esta eventualidad, común a cualquier piscina, si cayeras en una piscina de combustible la temperatura del agua no sería un problema, ya que es similar a la de una ducha doméstica (25ºC-35ºC). 

Analicemos ahora el riesgo de la radiación del combustible. El agua es un excelente blindaje radiológico. Teniendo en cuenta que cada 7 centímetros se reduce la cantidad de radiación a la mitad por el blindaje del agua, nadar por la superficie no supondría ningún riesgo. 

Al contrario, y quizás esto te sorprenda, probablemente recibirías menos dosis dentro del agua que fuera, debido a que este blindaje te protegería de la radiación del combustible y de otros elementos radiactivos del exterior, como explica XKCD: what-if.xkcd.com/29/

Evidentemente, si bucearas 8 metros y te acercaras al combustible, en especial al extraído recientemente del reactor, pondrías tu vida en grave riesgo.

Por eso es importante señalar que solo pueden realizar este tipo de actividades personas altamente cualificadas y equipadas. 

El último riesgo sería el de la contaminación radiactiva. El agua de la piscina es radiactiva (trazas de polvo de uranio que han fisionado, difusión del tritio y productos de activación por irradiación), a pesar de que la mayor parte se elimina gracias a unos desmineralizadores. 

Así que si cayeras al agua te contaminarías con isótopos radiactivos que se adherirían a tu piel. No te alarmes, afortunadamente la forma de descontaminarte es la misma que utilizarías para quitarte el barro después de jugar en el campo: una buena ducha con agua y jabón.

Es decir, seguirías el mismo ritual tanto si te bañases en una piscina normal como en una de combustible: una buena ducha. El mayor riesgo, eso sí, sería debido a la ingestión del agua, algo que puede ocurrir si no tienes bien cerrada la boca al caer. 

En caso de ingestión, el agua radiactiva entraría en tu organismo y aumentaría el riesgo de que produjera daños, aunque la mayor parte de los isótopos se eliminarían por las vías habituales (los orificios de salida naturales) y el resto podría con la ayuda de fármacos. 

CONCLUSIÓN

No te recomiendo bañarte e intenta no caer en una piscina de combustible usado, pero no porque tu vida pueda correr un gran riesgo, sino por los inconvenientes que te acarrearía, como tener que descontaminarte y someterte a múltiples controles.

EN LA MISMA SECCIÓN
03 – Un amor de alta actividad