Esta es una batalla a ganar entre todos

JUNTA DIRECTIVA DE LA SOCIEDAD NUCLEAR ESPAÑOLA

Estamos viviendo unas circunstancias excepcionales, una situación de emergencia sanitaria para la que nos hemos tenido que preparar de golpe, poniendo medios y medidas drásticas que hasta hace poco nos parecían solo titulares de prensa.

La crisis derivada del impacto que está teniendo en nuestro país y en el todo el mundo la pandemia causada por el Covid-19 nos está llevando a abordar profesional y personalmente situaciones de incertidumbre ante las que estamos tomando decisiones que, aunque ahora no corresponda, llegará el momento de evaluar. La industria nuclear ha tomado y extremado, de una forma ejemplar, todas las medidas de prevención para preservar la salud de las personas y, así a su vez, contribuir a la garantía de suministro de un bien más necesario que nunca, como es la energía eléctrica.

En las centrales y en toda la industria hemos limitado al mínimo las personas que acuden a las instalaciones fomentando, en todos los casos que es posible, el trabajo a distancia. Hemos implantando las más estrictas medidas de higiene y protección para los profesionales que siguen en las instalaciones y estamos haciendo un detallado seguimiento de la evolución de la situación para actuar en consecuencia.

Pero, además, estamos colaborando sectorialmente, compartiendo información, métodos de trabajo y, medios en la medida de lo posible, para hacer frente a esta situación de emergencia, puesto que somos conscientes que juntos sumamos y que en equipo la fuerza y la resistencia es mayor.

Ahora, la prioridad es detener los contagios, y ese debe ser el objetivo de esta batalla que compartimos toda la sociedad y en la que no hay que olvidar un agradecimiento especial para todas aquellas personas que están en primera línea, que están trabajando de manera incansable para atender a los enfermos, para hacer llegar alimentos y productos de primera necesidad a todos los que estamos en casa, para velar por nuestra seguridad y, en definitiva, todos los que, como algunos de nosotros, no pueden estar en casa y que lo están dando todo para que el resto si lo hagamos.

Todos los días a las ocho de la tarde se llenan los balcones de aplausos a los profesionales de la medicina que están en primera línea combatiendo esta pandemia, algo que apoyamos y es un verdadero ejemplo de civismo y reconocimiento. También estos aplausos y agradecimientos van dirigidos a los miles y miles de profesionales que, como nosotros, están demostrando su coraje y su compromiso, acudiendo a sus puestos de trabajo para cubrir las necesidades básicas de la sociedad, desde la electricidad, el agua, los alimentos y medicamentos y una larga lista que hace posible que la mayoría permanezca en sus hogares a salvo de contagio.

Llegará el momento de salir de aquí, de recuperarnos y de volver a llenar las calles y compartir sonrisas, pero hoy es momento de sumar, cada uno desde su responsabilidad, desde casa o desde nuestras instalaciones, para entre todos, ganar esta batalla.

EN LA MISMA SECCIÓN
Fiscalidad insostenible