«Es fundamental defender la industria nacional, que genera empleo estable y de calidad, y tiene un efecto multiplicador»

CÉSAR FRANCO, DECANO DEL COLEGIO OFICIAL DE INGENIEROS INDUSTRIALES DE MADRID (COIIM)

Textos: Matilde Pelegrí | Fotografías y video: Informagen

 

ENTREVISTA COMPLETA
La crisis originada por la COVID-19 ha mostrado a la sociedad el papel de los ingenieros industriales aportando soluciones en ámbitos menos habituales, desde la instalación del hospital de campaña de Ifema, en la Comunidad de Madrid, pasando por la fabricación urgente de equipos de protección o la colaboración con diferentes entidades para la definición del estándar de las mascarillas.

Cuando se hace necesaria una reactivación de la industria, los ingenieros industriales, nuevamente, asumen un papel fundamental.

Al frente del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid está su decano, César Franco, quien nos expone en esta entrevista la importancia de la profesión y su papel en el desarrollo industrial y social de nuestro país.

EL COLEGIO Y LA INGENIERÍA INDUSTRIAL

El COIIM alcanza en este 2020 el 70º aniversario de su fundación. Agrupa a más de 10 000 profesionales de las comunidades de Castilla-La Mancha, Castilla y León, y Madrid.

Usted fue elegido como decano en diciembre de 2016. En estos momentos, en los que estamos empezando a superar la crisis sanitaria originada por la COVID-19, ¿cuáles son los principales retos a los que se enfrentan los ingenieros industriales?

El más importante, al igual que en la mayoría de las profesiones, es abordar la reconstrucción y hacer frente a la crisis económica que deberemos afrontar.

Si bien es cierto que los ingenieros industriales, por su polivalencia y por su papel en los distintos puestos de la economía, en principio lo tienen más fácil que otro tipo de profesionales para conservar su puesto de trabajo, es evidente que la crisis económica la vamos a sufrir todos.

El trabajo conjunto entre la iniciativa privada y las Administraciones públicas debe lograr que la industria española se beneficie de los programas europeos en una proporción adecuada.

Y será así principalmente para aquellos que trabajan en pequeñas y medianas empresas del sector industrial, que están sufriendo la bajada de la demanda y las restricciones a los mercados globales.

Por otro lado, como profesionales, el siguiente reto es ser conscientes de que nuestra profesión cada vez requiere de mayor integración. La ingeniería industrial abarca desde el mundo de la energía hasta la organización, pasando por la ingeniería química o la electrónica, a lo que añadimos las distintas especializaciones en el máster.

Cada vez vamos a entornos en los que se necesitan equipos multidisciplinares, lo que nos lleva a colaborar también con profesionales de otros ámbitos, no solo de la ingeniería, sino también de la salud, el derecho o el arte. Son modelos en los cuales los equipos son mixtos. Eso supone un cambio en el paradigma en la forma de trabajar y de organizar los equipos, integrando las capacidades y habilidades de todos sus integrantes.

¿Qué iniciativas lleva a cabo el Colegio para apoyar a los profesionales?

Una de las más importantes es poner en valor lo que están haciendo nuestros compañeros.

Tenga en cuenta que en otras profesiones hay referentes claros. Por ejemplo, en arquitectura, en la abogacía o la medicina, hay nombres conocidos, que están continuamente en los medios mostrando qué aporta su profesión a la sociedad.

Sin embargo, en el caso de la ingeniería, y más concretamente de la ingeniería industrial, se hace una labor de equipo y multidisciplinar, por lo que la figura del profesional queda muy difuminada.

Por eso, desde el Colegio damos especial importancia a divulgar qué están haciendo nuestros ingenieros para ayudar a solucionar los problemas de nuestra sociedad, como la logística, que en los últimos meses ha sido fundamental para poder continuar con la distribución de la alimentación y de otros artículos a nuestras casas; la automatización de la industria, que ha permitido que la producción se viera afectada lo menos posible a pesar de las restricciones; o el enorme papel que hay hecho los ingenieros en los hospitales de Madrid, y especialmente en el despliegue del hospital de Ifema. Y eso es uno de los principales valores que puede tener el Colegio: dar visibilidad y destacar a la profesión y a los profesionales.

¿Puede decirse que el Colegio es un punto de encuentro de sus profesionales?

Sin duda, ese es uno de nuestros principales valores. La profesión ha variado mucho. Hace unos años la aspiración de un ingeniero era terminar la carrera, incorporarse a una empresa y progresar en ella, sin grandes cambios.

Sin embargo, ahora la visión de un profesional es cada vez más fluida, y también el mercado promueve y genera muchos cambios a lo largo de la vida profesional. Por lo tanto, es necesario encontrar espacios de referencia, y eso es lo que aporta el Colegio: un apoyo permanente no solo en aspectos muy importantes como la asesoría jurídica y legal, y por supuesto en el registro de los visados de proyectos, sino especialmente como punto de encuentro y nexo con otros profesionales del sector a los que se puede consultar sobre empresas, proyectos o diferentes opciones en el mercado.

EN LA MISMA SECCIÓN
“ Soy un profesional nuclear más que trabaja junto con sus 30 000 compañeros del sector para operar de forma segura nuestros reactores”